Yasuní y el ataque de las huanganas. Yasuni National Park and peccary attack

Monica Maini y raíces tabulares de un árbol. Sendero largo en las inmediaciones de la guardianía Tambococha del Parque Nacional Yasuní, río Yasuní (Orellana, Ecuador). Monica Maini and wall roots. Path near Tambococha control, Yasuni National Park (Orellana, Ecuador)

Monica preparada para subirse a un árbol. Monica ready to climb a tree

Los gruñidos estaban cada vez más cerca pero no las podíamos ver. Por la bulla del pisoteo, el chasquear de los dientes, el ruido de las ramas rotas e incluso su penetrante olor parecían decenas, si no cientos. El guardaparques nos dijo que nos subiéramos a un árbol, que eran muy agresivas.

Uno, en la selva, se puede imaginar ciertos peligros aparentemente evidentes: jaguares, anacondas y caimanes son grandes depredadores pero el ataque a humanos es anecdótico. Más peligrosas son aquellas amenazas pequeñas o incluso invisibles como los parásitos, el candirú (un pez que puede introducirse por la uretra) o las congas (hormigas cuya mordedura resulta extremadamente dolorosa).

Pero, ¿las huanganas? Nunca había oído hablar de ellas.

La huangana o pecarí de labio blanco (Tayassu pecari) es un mamífero artiodáctilo de la familia de los tayasuidos, familia muy cercana a la de los cerdos y jabalíes. Los individuos adultos pesan entre 35 y 50 kg, forman grupos de 50 a 300 individuos o más y viven en bosques tropicales y subtropicales tanto del oriente como del occidente ecuatoriano. Su carne es muy apreciada por las comunidades de la selva, como los waoranis. Se dice que es un animal extremadamente agresivo y que ataca a los humanos en grupo cuando los ve muy cerca, mordiendo con sus afilados colmillos. Pero esto parece más un mito que una realidad. Personas que conocen más en profundidad a este animal me comentan que los ataques son muy raros y que es suficiente con retroceder un poco para dejar nuestro olor impregnado alrededor: si lo detectan ésto las haría cambiar de ruta.

Después de unos minutos subido a un árbol me lamenté de no haberlas visto. Al final la selva del Parque Nacional Yasuní me parece mucho más un paraíso que no un infierno.

Anuncios

Acerca de Valentí Zapater

(Castellano, Català) ES [shān]: en chino mandarín, montaña. En la montaña me siento pleno, realizado, como una pequeña partícula del universo del que formo parte. Soy periodista, escritor y fotógrafo, actualmente enfocado en el proceso del final de la vida y en la muerte. Realizo artículos y reportajes rigurosos, críticos y con análisis. También con algo de poesía, si conviene. Me gusta poner el énfasis en las acciones transformadoras que pueden construir una sociedad más justa. Desde 1998 he publicado en revistas como National Geographic, Pyrenées, Ecuador Infinito, Wend Magazine, Altaïr, Pirineos y Descobrir. También he sido miembro del consejo de redacción de la revista Muntanya. Colaboro en el departamento de comunicación de la "Asociación para el acompañamiento al final de la vida". A parte de disfrutar en la montaña, también disfruto en casa haciendo el pan con mis manos, cada semana. CAT [shān]: en xinès mandarí, muntanya. A la muntanya em sento ple, realitzat. Com una petita partícula de l'univers del que en formo part. Soc periodista, escriptor y fotògraf, actualment enfocat en el procés del final de la vida i en la mort. Realitzo articles y reportatges rigorosos, crítics i amb anàlisi. També amb una mica de poesia, si convé. M'agrada posar l'èmfasi en les accions transformadores que poden construir una societat més justa. Des de 1998 he publicat a revistes com National Geographic, Pyrenées, Ecuador Infinito, Wend Magazine, Altaïr, Pirineos y Descobrir. També he sigut memebre del consell de redacció de la revista Muntanya. Col·laboro en el departament de comunicació de l'Associació per a l'acompanyament al final de la vida. A banda de gaudir a la muntanya, també gaudeixo a casa fent el pa amb les meves mans, cada setmana.
Esta entrada fue publicada en fauna, animals, viajes, travel, viatges y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Yasuní y el ataque de las huanganas. Yasuni National Park and peccary attack

  1. AZULANA dijo:

    En un artículo tan corto, nos has descrito a la perfección el estado de alerta que se crea en la selva a la espera de contactar con una especie desconocida.
    Curiosidad y ansiedad, mito y realidad.
    Este pais es un paraíso para descubrirlo casi todo.
    De las congas habia oido hablar……… me viene a la memoria la peli de “Cuando ruge la marabunta”……terrible avance de pequeñas pero imparables termitas….

    • ¡Hola Ana!
      Las hormigas de la marabunta las pude ver hace años en Honduras, por suerte en fase estacionaria. Pero aún así daba miedo pasar por encima, lo tuvimos que hacer corriendo. Un compañero tuvo la suerte (¿o desgracia?) de verlas en fase nómada, cuando salen en centenares de miles a cazar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s